viernes, 8 de abril de 2016

El pío pío surge en Tamaraceite

Comparto con ustedes un documento para la historia de nuestros equipos de la máxima categoría y cómo surge "El pío pío".
Pepe Moriana, expresidente del Claret de Baloncesto, hoy Herbalife Gran Canaria, que tantas gestas ha conseguido en los últimos años, comparte con Ser Deportivo Canarias, cómo surge el canto "Pío, pío" en el Pabellón de Tamaraceite por la "Peña el Humo" formada por la vieja guardia de la época de los 80, Tino, Tanti, Paquito, etc, etc...
No se pierdan este documento.

miércoles, 30 de marzo de 2016

¡Adiós Antonio, adiós Padrino!



Por: Esteban G. Santana Cabrera.

¡Llevamos una rachita en Tamaraceite qué no vean! Hace poco más de dos semanas que perdíamos a Benjamín Saavedra y quedó Tamaraceite impactada ante tal noticia. Porque cuando una persona buena y encima, buena persona, se nos va, un vacío se nos queda en el cuerpo y en el alma. Pero a la marcha de Benjamín a la Casa Celestial se les han ido sumando estos días los nombres de otros vecinos que han contribuido a hacer la historia de nuestro pueblo, y lo que somos y cómo somos se lo debemos en parte a ellos también. Al igual que Benjamín, Rafael, Gloria, Pepe Juan, Santiago y Antonio han sido vecinos ejemplares y que han sido ejemplo de buenos vecinos, luchadores, emprendedores y trabajadores, pero sobre todo, querían a su pueblo, y cada uno a su modo, contribuyeron a crear conciencia entre sus allegados y vecinos sobre la necesidad de sentirse orgullosos de ser de aquí, de Tamaraceite.

Pero hoy, si me lo permiten, quiero recordar especialmente a Antonio Rodríguez Trujillo, "el Padrino" como todos lo llamábamos cariñosamente. Un ejemplo de superación y de que realmente se puede cambiar. Como bien me decía él en más de una ocasión, había nacido dos veces, porque le tocó vivir una primera parte en la que no supo canalizar su inteligencia y su talento en positivo, recordemos que estudio electricidad, lo que le llevó a la "mala vida", envuelto en el alcohol y la paranoia y a estar de carnaval de febrero a febrero.

Pero Antonio supo aprovechar la segunda oportunidad que le dio la vida y se convirtió en un vecino amable, querido por grandes y pequeños, cariñoso, que siempre tenía una palabra o un hecho que contar o consejo que dar. Sus paseos por el pueblo y su presencia en todo acto civil o religioso que se preciara.

Orgullosísimo de haber sido modelo de Jesús Arencibia, sus manos quedarán para siempre plasmadas en el mural de nuestra iglesia parroquial de Tamaraceite. Antonio "el padrino" fue galardonado años atrás como Premio Radio Tamaraceite a la superación, ya que logró, tras muchos años sumidos en el alcoholismo y la marginalidad, desengancharse y reinsertarse en la sociedad. ¡Y vaya que se reinsertó! En noviembre de 2014 Tamaraceite le volvió a tener en cuenta y se le hizo un homenaje por parte del Ayuntamiento en la Casa de la Cultura para reconocerle su valor.Fue un ejemplo al valor que tuvo al afrontar la enfermedad y hablar sin reparos de la muerte, ésa que nos llega a todos y a todas algún día.

Antonio, siempre te recordaremos, Igual que a Benjamín, desde estas líneas pido a las autoridades municipales a que consideren a Antonio Rodríguez "el padrino", como propuesta a formar parte de nuestro callejero, porque aunque su espíritu siempre estará con nosotros, nuestras calles son de nuestra gente, de la gente buena que, como Antonio,con su ejemplo, engrandecieron a este pueblo.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Rafael Rodríguez (el Alpupú): un abuelo y mucho más

LPDLP. Conocí a Rafael como un hombre serio que muchas veces jugaba a reír y ser bromista. Sobre todo con su amigo inseparable Manuel Santana el Cazuela, otro gran personaje del pueblo de Tamaraceite, también fallecido. Rafael y Manuel eran conocidos por sus nombretes: Rafael 'el Alpupú' y Manuel 'el Cazuela'. Los dos dieron muchos momentos de alegría a los parroquianos de Tamaraceite con sus parodias y sus aparentes y divertidas discusiones.
Pero lo del humor era sólo una faceta de su vida. Fue un hombre creyente, responsable y serio en sus compromisos. En él puse toda mi confianza mientras fui cura en Tamaraceite. Se ocupaba de manejar los dineros de la iglesia. Contaba semanalmente lo que se recogía en las colectas dominicales y lo ingresaba en la Caja.
En la vida familiar ejerció, sobre todo, de abuelo. Hablaba de ellos con emoción. Los éxitos de sus nietos los convertía en éxitos suyos. Y como se emocionaba fácilmente, al hablar de ellos sus ojos se humedecían al instante.
Consciente de eso, y queriendo recoger el testimonio del Rafael abuelo, el día que falleció pedí a su nieta, Samantha, compartir juntos un artículo en sui recuerdo. Y esto es lo que ella ha escrito: "Nunca se encuentran las palabras adecuadas para consolar la pérdida de un ser querido. Los abuelos forman una parte crucial de nuestra vida, nos malcrían a la vez que nos ilustran con increíbles historias que parecen sacadas de otra vida. No obstante, nunca nos preparan para vivir sin ellos, y aunque sabemos que es ley de vida, no existe un momento adecuado para que duela menos. Para cada persona significa algo diferente, yo sólo puedo hablar de lo que ha significado para mí y mi familia la pérdida de Rafael Rodríguez Rodríguez.
Son mil y una las historias que tenemos hijos y nietos. Unas divertidas, otras de lección de vida, y otras, cómo no, reprimendas merecidas: al fin y al cabo somos la fusión "alpupú- fandango", así que todos hemos sido un poco trastos.
Pese a alguna colleja, siempre se mostró paciente y dispuesto a ayudar. Nos enseñó el valor de las cosas, a ser buenos economizadores, respetuosos y justos. Incluso a algunos de nosotros nos enseñó a disfrutar del intelecto y del razonamiento a través de sus partidas magistrales de ajedrez.
No sólo fue querido por su familia y amigos, sino que además fue siempre bien valorado en su trabajo, con el que disfrutaba incluso en su hogar. "La carpintería de abuelito", allí nos mostraba y empapaba de su ingenio, convirtiendo simples trozos de madera en espadas o pistolas, poleas, colgadores, incluso puertas, en definitiva, cualquier cosa que necesitáramos.
Fue un luchador hasta en sus últimos momentos, y pese a que lo daban por perdido, el resurgía una y otra vez, como decimos en casa: Rafaelito Rodríguez genio y figura hasta la sepultura.
Aún llegando el final, nunca dejó que nadie se le impusiera, dejando siempre claro su papel para nosotros, nuestro querido Patriarca.
Fue un hombre de ideales atemporales, "chapado a la antigua" como le decíamos los más jóvenes, pero no lo tuvo fácil, era del 30 y su gran espíritu de superación, inquebrantable hasta el final es uno de sus legados. A pesar de los tiempos que tuvo que correr, vivencias, acontecimientos e historias hicieron que se adaptara y modernizara a los de hoy, haciendo de él un Marido, un Padre y Abuelo cuya vida es un referente a seguir.
A todos se nos llena la boca al hablar de mi abuelo, quien no dudó en ningún momento de privarse de lujos para que nosotros pudiéramos tener siempre todo lo que necesitáramos.
Su pérdida ha dejado un gran vacío en nosotros, pero su amor, su cariño, sus enseñanzas, nuestros más preciados recuerdos junto a él siempre quedarán, haciéndonos sonreír cada vez que lo recordemos diciendo cosas como: "Totorota", "Mentecato", sus míticas fotos sin cristales en las gafas o sin mirar a la cámara porque no le gustaba el reflejo, o sus refranes favoritos: "Un ricachón mentecato, ahorrador empedernido, por comprar jamón barato lo compró medio podrido. Entre botica y galeno gastó doble del jamón por no comprar jamón bueno, hoy piensa que fue un loco puesto que economizar no es gastar mucho ni poco, sino saberlo gastar".
Y así será como lo recordaremos, como un hombre sabio que siempre nos tendió la mano, al que quisimos, querremos y sobre todo, jamás olvidaremos".

domingo, 20 de marzo de 2016

¡Adiós Benji, adiós!

Benjamín con Suso Vega 
Quiero confesarles que hoy es un día especialmente triste para mí, porque como bien dice el estribillo de la canción "cuando un amigo se va, algo se muere en el alma". Y no deja de ser cierto este párrafo, porque los amigos forman parte de esa familia que nosotros hemos sumado a nuestro alrededor y que nos acompaña, nos arropa, nos animan, nos bajan a la realidad,...están aunque no estén, 

Hoy un trocito de mi alma y la de muchos  tamaraceiteros, y no exagero con lo que digo, se nos ha muerto con el fallecimiento prematuro de Benjamín Saavedra PérezBenji como le decíamos nosotros familiarmente. Apareció en mi vida y en la de mi familia  recién llegado del internado San Antonio, del que salió para poder echar un cabo en la economía familiar. 

La historia de Benjamín es la de un niño de familia numerosa, con una madre enferma y un padre ingresado permanentemente. De pequeño es internado en el Orfanato San Antonio donde estuvo hasta los 14 años en que sale de allí para incorporarse un año en el colegio e inmediatamente dejarlo para ponerse a trabajar para poder ayudar en casa. Limpiar palomares, descargar camiones, carpintero, peón de la construcción, ayudante de supermercado, etc.. fueron algunos de sus empleos, de los que por supuesto no cobraba una nómina sino que vivía de la buena voluntad de los que lo "contrataban". Víctima del engaño de más de un desaprensivo, mi amigo Benjamín compaginaba su trabajo con los cuidados de su madre enferma. Siempre buscaba un hueco para sus dos aficiones, jugar al fútbol y ver la tele. Recuerdo aquellas tardes de fútbol en el Adán del Castillo, sus regates, y su inteligencia moviendo el balón. ¡Cómo respetábamos a Benjamín! 

A pesar de su situación económica y personal, siempre tenía tiempo para los demás, para echar un cabo en lo que podía a los que lo necesitaban más que él, que desgraciadamente "haberlos hailos".  A mi madre le ayudó mucho en el bazar. Llegaba por las noches después de una dura jornada lavando coches, descargando camiones, en una carpintería, o en lo que fuera, y siempre tenía tiempo para ayudar. ¡Y siempre sonriendo! 

Afortunadamente mi amigo Benjamín, fue un ejemplo de constancia y perseverancia. Ya cumplida la veintena tuve la oportunidad de prepararlo para sacar el graduado escolar, que lo obtuvo con mucho esfuerzo y dedicación.  De buen corazón y sobre todo de mucha generosidad, consiguió un trabajo fijo, en la Pescadería de Andrés, y en él se le valoraba lo mucho que valía. Era la sonrisa y la alegría de la tienda y eso lo puede refrendar cualquiera. Por todo esto fue reconocido como Premio Radio Tamaraceite a los valores y a la superación en el año 2005.

A veces el nacer en "buenas familias" no da lo importante de esta vida que es ser "buena persona", con corazones grandes como los de Benjamín y otros tantos, y que para mí, como bien le decía a él en muchas ocasiones, tiene el cielo ganado en el sentido amplio de la palabra.

GRACIAS Benjamín, amigo, por tu amistad desinteresada, por tu humildad, tu sencillez y tu simpatía.GRACIAS por ser ejemplo para muchos de nosotros. te fuiste a tu estilo, sin decir nada, en silencio, sin querer molestar. No pudimos despedirnos, pero un trocito de tí siempre permanecerá en nosotros, en tu pueblo de Tamaraceite, en su gente y espero, y lanzo el reto a quien competa, ver tu nombre en el callejero de alguna de nuestras calles, más temprano que tarde. D.E.P

martes, 9 de febrero de 2016

¿Me conoces mascarita?

Por Esteban G. Santana Cabrera
LPDLP.¿Me conoces mascarita? Una expresión que ya pertenece a nuestro pasado más entrañable. ¡Cómo han cambiado los carnavales en los últimos cincuenta años! Se ha ido pasando progresivamente de un carnaval activo a un carnaval pasivo. Un carnaval en que nos teníamos que fabricar nuestro propio disfraz, con lo que teníamos en casa o con ropa prestada, y ahora todo viene hecho, en su mayoría de China. Cualquier artilugio o disfraz que queramos está en el mercado. Un golpe duro a la imaginación de niños y mayores. Todavía recuerdo cuando deseábamos que llegase el carnaval para salir a la calle, e ir de casa en casa a pedir un "huevito". Una tradición que con el tiempo se ha perdido, y a mi modo de entender, con ella ha ido desapareciendo la escencia de las fiestas de las carnestolendas. Yo no viví la "fiesta prohibida" que vivieron mis padres y abuelos, a los que a muchos les tocó correr delante de la policía armada con aquellos trajes de "arretrancos" o aquellas fiestas casi clandestinas debajo del bombillo del farol callejero al son de una música discreta para no ser oídos por las autoridades.  Cuando pedías “un huevito” te respondían: “espera que voy a buscar los del perrito” o también gritaban: “el guardia, el guardia” para que los chiquillos corrieran. Para estas generaciones la “mascarada” era poder decir con la cara tapada lo que no podías decir ni hacer con la cara descubierta, por la represión que había en la época franquista.“Chona la negra”, trabajaba en Las Palmas y traía ropas a la cueva donde vivía para que los chiquillos se disfrazaran.“Francisquito el ratón” se ponía su careta de perro y corría detrás de los chiquillos asustándolos. Anita Peñate vendía “fotingos”, se ponía una “vasinilla” en la cabeza y los chiquillos corrían detrás de ella. Lola Tejera, hermana de Inés Tejera, se ponía una careta y con un pandero recorría La Montañeta mientras que los chiquillos iban detrás de ella. En todo pueblo había un punto de encuentro del carnaval, en el Tamaraceite de aquellos años era cerca de la casa de Prudencio Medina, porque ahí había un bombillo, sólo había dos en toda la zona. La luz era la que marcaba el punto de encuentro porque se aprovechaba para los bailes. En los años 60 y 70 en nuestros pueblos eran tradicionales las fiestas de la Sociedad de Recreo, para los más pudientes, y las del Cine, a la que podía ir toda la gente sin distincion de clase social. Allí se entremezclaban ricos y pobres, los de la Montañeta y los de la Carretera, los de aquí y los de afuera, todos unidos al son del ritmo que imprimían las orquestas de moda del momento, La Tropical o Los Covina. Incluso había tiempo para las fiestas infantiles a las 5 de a tarde. Las cosas han cambiado, hemos pasado de un carnaval familiar y de pueblo o de barrio, a un carnaval mediático y comercial. Ya no hace falta salir de casa para vivir el carnaval, se puede hacer desde el sillón de casa y sin ponerse un triste antifaz. Y sobre todo, no se dice esa frase que tantos recuerdos  me trae: ¿me conoces mascarita?

jueves, 14 de enero de 2016

Tamaraceite suena a Chácaras

Hemos recién acabado las fiestas de Navidad y damos comienzo a una de las primeras fiestas del año de  la ciudad de Las Palmas de GC. La apertura de las fiestas de los pueblos es un honor que le toca a un pregonero o a muchos como es el caso de este año.  Por el ambón de los pregoneros han pasado profesores,  escritores,  barberos, empresarios, periodistas, jóvenes y mayores que se convierten por unos minutos en maestros de la oratoria, encargados de dar la bienvenida a nuestro santo patrono San Antonio Abad de Tamaraceite.

Este año 2016 tenemos el enorme placer de añadir a la ilustre lista de pregoneros de Tamaraceite  a un grupo de voces que lleva más de treinta años sembrando la buena música y el nombre de Tamaraceite por muchos lugares de nuestra geografía insular. El “Grupo Folclórico Voces y Chácaras”, así es su verdadero nombre, constituido como asociación el 12 de septiembre de 2004,  es uno de los grupos musicales de nuestro pueblo, y no me equivoco si digo, el más importante, por su trayectoria y composiciones.  Una  historia que comenzó a finales de los años 70 cuando un grupo de chicos y chicas, algunos todavía estudiando EGB y otros empezando el Bachiller, comenzaron con gran ilusión a reunirse, de la mano de Chano, para preparar y ensayar los cantos para la Misa del Gallo, en la época del cura Don Manuel. La mayoría de sus componentes eran de Tamaraceite aunque los había también de otros barrios. Muchos de estos jóvenes formaban parte de la rondalla del colegio Adán del Castillo, dirigida entonces por Santiago Nuez, componente del grupo Los Gofiones, otros eran alumnos del colegio Valencia, que eran dirigidos  por Gregorio, el hijo de Manolito el barbero. Aquella Misa del Gallo salió tan bien que se animaron a seguir reuniéndose y es a partir de este momento cuando comenzaron a existir como grupo. Empiezan a organizar distintos actos con el fin de recaudar dinero con fines solidarios pero también  para comprar instrumentos, que aún hoy se conservan como el contrabajo, las chácaras, los tambores de La Gomera y otros instrumentos de artesanía.

En una segunda etapa, Fernando Arencibia, padre de Antonio, les cedió un pequeño local conocido como El Almacén, que acabó convirtiéndose en un club de jóvenes, más que en un local de ensayo, al que acudían  casi todos los días. A comienzos de los años 90  Antonio Arencibia convenció a “Enchi” para que reuniera de nuevo al grupo y así evitar que sus canciones se perdieran. Fue tanta la insistencia de Antonio que el grupo se volvió a unir, esta vez bajo el nombre de Chácaras, casi con los mismos componentes, entre los que estaba el mismo Antonio Abad Arencibia que actuó con ellos en dos ocasiones.
Hay que destacar que la influencia de Antonio fue importantísima. Canciones como Tamaraceite bonito, Tierra Canaria, Pa´l Pino, San Lorenzo (cuyo título original fue Canción para las fiestas populares de San Lorenzo),Arguineguín, La niña de los ojos negros, Doramas, Guayermina, Mi Gran Canaria... y otras que intercalaban con las populares de siempre como Somos costeros, Isas Parranderas, etc.
En el año 2001 grabaron un disco que recoge un repertorio de canciones muchas de Antonio Abad Arencibia, que volvimos a escuchar esta noche, en el lugar donde tanta huella y horas dedicó, la iglesia parroquial. 

Este grupo de voces masculinas ha organizado tres encuentros  de solistas, han participado en muchos, si no la mayoría de los encuentros de villancicos de Tamaraceite y los mercadillos solidarios, bailes de finaos y aniversarios de la radio parroquial. En el 2010 actúan por segunda ocasión en el programa Tenderete, que presenta otro de nuestros vecinos Raúl Arencibia, pero también han participado en programas de la TVC como “Mi barrio es mi mundo” y  han colaborado con otros artistas como Nayra Sosa en la grabación de un cd.

Ha pasado por varias etapas este grupo a lo largo de estos treinta años, luces y sombras, algunos de silencio, otros de esplendor. Pero siempre acompañados por el espíritu de Chácaras, ese que tanto hizo por ellos y por Tamaraceite, Antonio Abad Arencibia, que nunca los ha dejado solos.

¡Les animo a disfrutar un año más de las Fiestas de San Antonio Abad de Tamaraceite!  Seguro que no van a ser las fiestas más brillantes, con más actos, con el mejor programa, pero les animo a que participen de cada uno de sus actos, para no perder lo poco que nos queda de la historia de nuestro pueblo de Tamaraceite.  Porque si perdemos nuestras fiestas pederemos buena parte de nuestra identidad. Pero los protagonistas esta noche fueron ellos, el  “Grupo Folclórico Voces y Chácaras”. Felicidades por tan entrañable pregón.

martes, 29 de diciembre de 2015

Tamaraceite y las multinacionales

Por Esteban G. Santana Cabrera
LPDLP.Con la llegada de las grandes multinacionales, Tamaraceite se ha ido convirtiendo poco a poco en una zona comercial de las más visitadas de la isla de Gran Canaria, y lo que le queda. Ya hace un año que llegó Leroy Merlin y por las cifras que ha hecho públicas la empresa del bricolage, se han superado las previsiones más optimistas.
¿Pero, esto es algo novedoso? Volvamos la vista atrás. Según el historiador e investigador don Antonio Abad Arencibia Villegas los cultivos de frutales y cereales, cebada y trigo, debieron darse entre los siglos XVI y XVIII ya que en esta zona la tierra presentaba un alto grado de fertilidad, por la gran cantidad de agua existente y su suave clima. De ello se deduce que la actividad económica principal en Tamaraceite fue el sector primario, para ir evolucionando a lo largo de los años hacia otros sectores como el de los servicios y el comercial. El cultivo de la caña de azúcar hasta el S.XIX hizo aparecer pequeñas industrias, trapiches, para la elaboración de azúcar y que se mantuvieron hasta el siglo XX en que se implanta el boom del plátano. El cultivo de la platanera desplazó casi en su totalidad al cereal y a las variedades frutales que formaban el cuadro agrícola de esta zona, según se puede apreciar en el mapa rural catastral de 1957. Esta actividad agrícola trajo consigo la tala de importantes palmerales y dragonales de la zona, tal como ha ocurrido en estos dos últimos años en el área donde está ubicada la multinacional francesa Leroy Merlin. En lo que respecta a la industria, y debido a que esta zona ha sido un enclave importante de comunicaciones, existían hasta hace unos treinta o cuarenta años algunas pequeñas industrias como serrerías, carpinterías y herrerías que abastecían no sólo a los habitantes del pueblo sino que también eran utilizadas por los viajeros que iban al norte y hacían una parada en Tamaraceite. Asímismo, existían algunas tiendas y bares donde la gente iba a pasar sus ratos libres, hacer tertulias o jugar a la baraja o al dominó. Desde los años 70 del S XX, con la decadencia de la agricultura y el boom turístico, Tamaraceite y sus alrededores se ve "invadida" por nuevos núcleos de población que van a demandar una serie de servicios ya sean bancarios, sanitarios, comerciales, industriales, etc. Por ello, el sector terciario, que ya estaba presente en la zona, poco a poco va desplazando al primario; la gente ya no trabaja en Tamaraceite sino que se va a desplazar incluso al sur de la isla para desarrollar su labor en el sector de la construcción principalmente. El pueblo de Tamaraceite, en otro tiempo cabeza de población más importante del extinto Ayuntamiento de San Lorenzo, se va convirtiendo en barrio dormitorio y necesariamente surgen una serie de servicios que cumplen con esta nueva demanda. La principal zona de pequeño comercio del Distrito Tamaraceite San Lorenzo Tenoya hasta casi el 2014, va creciendo en torno a la Carretera General, aprovechando la vía de comunicación con otros pueblos como Teror o Arucas pero que a su vez va a ser vía de paso, por la que muchos de los nuevos vecinos tienen que pasar hasta llegar a sus hogares en barrios como Piletas, Las Suertes, El Toscón, La Galera,Las Mesas, Ciudad del Campo, etc. Esta vía fue un lugar estratégico con el devenir de los siglos, pasando de ser un espacio de ocio y esparcimiento, donde estaban ubicados el cine Galdós, la Sociedad de Recreo, la Iglesia, el paseo, etc., a una zona de pequeños comercios, algunos con gran importancia a nivel insular como Macriver. En la actualidad Tamaraceite se está convirtiendo en la principal zona de expansión comercial de la ciudad. En breve se abrirá otra tienda de la multinacional francesa Decathlon, un gran centro comercial abierto y un gran hipermercado, pero a su vez muchos pequeños comercios tendrán que ir cerrando por no poder competir con estas grandes superficies. Lo que hoy por hoy, es la principal zona comercial del distrito, donde se ubican pequeños comercios de todo tipo como farmacias, relojerías, tiendas de deportes, supermercados, bares, autoescuelas, estudios fotográficos, academias, boutiques, pescaderías, ópticas, agencias de viajes, etc., que cubrían hasta hace poco la demanda de la población de la zona, están en peligro de extinción ante la llegada de grandes multinacionales. En breve podremos afirmar que, Tamaraceite, será una de las zonas comerciales más importantes de la isla de Gran Canaria.Pero también podremos decir que las multinacionales cambiaron el paisaje y la vida económica de este enclave, no sabemos si para bien o para mal. El tiempo dirá.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Eduardo Barreiros, famoso empresario automovilístico gallego, vivió durante varios años en Tamaraceite

Eduardo Barreiros Rodríguez fue un empresario industrial español desde los años cuarenta hasta los noventa. Es célebre por la transformación patentada de motores de gasolina a diésel  y por la posterior fabricación de camiones y vehículos industriales. La demanda de transformación de motores hace que funde Barreiros Diesel, a mediados de los años cuarenta en Orense, para trasladarse en 1952 a Madrid, donde se establecerá en los terrenos que actualmente ocupa PSA Peugeot-Citroën. Se configura de esta forma una importante y gran factoría de motores y vehículos industriales,3 convirtiéndose Eduardo Barreiros en el mayor empresario privado del sector automovilístico español de su época,4 que logra además contactos y acuerdos de asociación con diversas compañías de Europa y Estados Unidos, -todo ello a pesar de muchos conflictos y obstáculos por parte del I.N.I. (INI y ENASA). Consigue grandes éxitos en el campo de la fabricación de motores industriales, en la de camiones, autobuses, tractores, furgonetas, etc.; sin embargo, no logra una total penetración en el mercado de automóviles turismos, para lo cual se asocia con la norteamericana Chrysler, fabricando el Simca 1000 y Simca 1200 y el Dodge Dart.
En 1963 Barreiros firma el acuerdo con la multinacional Chrysler y, a pesar de que pudiera haberse encontrado mediante el mismo la solución a los problemas financieros derivados del gran volúmen de letras por las numerosas ventas a plazos, pronto se demostró que el verdadero interés de la multinacional norteamericana era, sobre todo, la introducción de sus modelos Simca y Dodge Dart en el mercado español, aprovechando la infraestructura de distribución creada por Barreiros.5
La industria automovilística necesita de enormes inversiones y economías de escala, a cuya altura no pudo estar Barreiros. En el año 1969, Chrysler toma el control del 100% de la compañía, en medio de una gran polémica.6 Eduardo Barreiros pierde, pues, el control de Barreiros Diésel, dimite como Presidente y firma un acuerdo por el cual se ve obligado a pasar un lustro de inactividad forzosa en la industria del motor. Transcurridos unos años, regresa de nuevo en los años ochenta a este mundo -después de haberse dedicado a actividades industriales diversas-, constituyendo Diésel Motores Industrias, S.A. (DIMISA), que diseña y construye nuevos motores diesel. Establece su última residencia en Cuba, donde dirige el plan de desarrollo automotriz y diferentes industrias de automoción.
Eduardo Barreiros nació en la pequeña localidad de Gundiás (parroquia de San Miguel do Campo) en la provincia de Orense en el valle del Sil.8 Es el primero de cinco hermanos. Su padre Eduardo Barreiros Nespereira, emigró medio año antes de que naciera a Gran Canaria. Conviviendo durante este tiempo con su madre Luzdivina Rodriguez y su abuelo Francisco ayudándole con sus labores de campo. Al cumplir Eduardo los cuatro años el padre regresa a Galicia para reagruparlos, y llevarlos a la localidad de Tamaraceite (Gran Canaria). El padre había logrado activar allí un pequeña fábrica de cedazos o cernideras cuya producción se encargaba él mismo de transportar a la ciudad más cercana mediante la ayuda de dos caballos de su propiedad. Eduardo acompañaba a su padre en este transporte diario. Su hermano Valeriano nace durante este periodo de estancia en Las Palmas. Ya en el año 1925 la familia Barreiros regresa a Galicia para acompañar al abuelo Francisco que, debido a la enfermedad grave que padece, fallece meses después. 
Fuentes: Wikipedia
  • García Ruiz, Jose Luis; Santos Redondo, Manuel (2002). ¡Es un motor español! Historia empresarial de Barreiros (1ª edición). Madrid: Fundación Eduardo Barreiros / Editorial Síntesis. ISBN 84-7738-900-4.
  • Thomas, Hugh (2007). Barreiros. El motor de España (1ª edición). Madrid: Editorial Planeta. ISBN 978-84-08-06834-1.

domingo, 20 de septiembre de 2015

El Movimiento Vecinal de Tamaraceite está de luto

Vicente Acosta segundo por la derecha
El Distrito Tamaraceite San Lorenzo Tenoya y más concretamente el barrio de Las Suertes de Tamaraceite está de luto, ya que uno de los vecinos que más hizo por éste ha fallecido en el día de hoy después de una larga enfermedad. Vicente Acosta, o Vicente "el taxista" como todos le conocíamos, dirigente vecinal y cofundador de la Federación de Asociaciones de Vecinos Las Medianías, hombre amable y cercano, amaba a su barrio, por el que dio muchas horas de su tiempo que quitó a su familia y a su trabajo de taxista.
.Nos contaba hace quince años, para la edición del libro "Tamaraceite. Recordar es volver a vivir"  que cuando llegó al barrio no había agua ni luz, ni alcantarillado, las calles estaban sin asfaltar y apenas caían tres gotas se convertían en un barrizal. La electricidad se obtenía con motores y la televisión se veía con batería. Todas estas dificultades consolidaron un movimiento vecinal importante que contó desde sus comienzos con el apoyo incondicional de Don Luis García Correa. 
Dado este avance, a mediados de los años 70 los vecinos se tuvieron que unir para reivindicar ante el Consitorio las necesidades que tenían. Surgen primeramente las asociaciones de Cabezas de familia, que fueron el comienzo de la solución de los muchísimos problemas que tenían los barrios de la periferia de la ciudad y empieza una vida social importante. Más tarde, se comienzan a transformar en Asociaciones de Vecinos y fruto de ello surge la primera federación de asociaciones de España, la Federación de Asociaciones Las Medianías. Nos cuenta Pepe Lezcano, primer presidente en esa década de los 70 en que se plantó la semilla de las Asociaciones en nuestro Distrito - entonces se llamaba de San Lorenzo - llegando a conseguir que se creara la primera Agrupación de asociaciones de España y que fue aprobada en Madrid el día 1 de Marzo de 1.976 con el nombre de AGRUPACION DE ASOCIACIONES DEL DISTRITO DE SAN LORENZO y que luego más tarde se erigió en Federación.
Ya desde dos años antes, en 1.974 un grupo de personas con inquietudes en cada uno de nuestros barrios, entre los que se encontraba Vicente Acosta, se fueron apiñando en lo que hoy es el Campo de Fútbol de Piletas y un día se oyó el grito de guerra: "los barrios unidos jamás serían vencidos".
En ese mismo año 1974 se fundó la actual Asociación de Vecinos San Andrés y Vicente Acosta Rodríguez fue su primer presidente, labor a la que le dedicó más de treinta años de su vida, empleando muchas horas de lucha por la prosperidad de este núcleo capitalino. 
A principios de los años 90, gracias al gran esfuerzo y colaboración de los vecinos, se compró el solar en el que más tarde se edificó la actual sede de la Asociación de Vecinos San Andrés. El dinero para su construcción salió de las múltiples rifas y sorteos que se realizaron para tal fin, así como de la venta de un solar propiedad de la Asociación de Vecinos.
Al carecer de iglesia, la misa se celebraba en la calle San Clemente y un vecino del barrio donó una imagen de la Virgen del Carmen, que pronto se aceptó como patrona del barrio. Años más tarde debido a que la Comunidad Claretiana se hizo cargo de la celebración de la misa, ayudando así al párroco de Tamaraceite a que en todos los barrios pudiera celebrarse una misa los fines de semana, por medio del padre claretiano Don José Antonio Anajo Vidales y la Asociación de Vecinos, se trajo una talla de San Antonio M ª Claret, que es el actual copatrono de Las Suertes. Durante su mandato y con la inauguración del Local Social, la Asociación de Vecinos cedió a la parroquia uno de sus salones para que sirviera de capilla y poder así celebrar la misa en el barrio en un lugar más acogedor y con mejores condiciones que el anterior.
Nos deja un destacado dirigente vecinal, pero si cabe, nos deja una mejor persona, preocupado por mejorar su barrio y por el bienestar de la comunidad. DEP.

sábado, 12 de septiembre de 2015

El primer vuelo en Canarias despegó del Municipio de San Lorenzo y sobrevoló Tamaraceite

Les dejo con un estracto del libro "El primer vuelo en Canarias" escrito por Manuel Ramírez Muñoz donde recoge la expectación que suscitó el primer vuelo de la aviación española en Canarias y donde Tamaraceite toma un protagonismo especial ya que el área que se acondicionó para tal fin estaba dentro de los límites del Ayuntamiento de San Lorenzo siendo su alcalde Don José Rivero Viera.
Creo que el autor comete dos errores que no emborronan este fantástico trabajo y son: por un lado que no nombra al Ayuntamiento de San Lorenzo en ningún momento y segundo que habla de Las Palmas de GC cuando el término de Gran Canaria lo toma el municipio capitalino tras la anexión en 1939.
Les invito de todos modos a que retornen a 1913 y echen a volar su imaginación recordando e imaginando el Tamaraceite que vivieron nuestros antepasados hace apenas 100 años.

Leonce Garnier nació en París en 1888. Apasionado de la aviación construyó él mismo un aeroplano. con elementos propios, en el garaje que su padre poseía en San Sebastián, terminándolo en 1910. Efectuó sus primeros vuelos en Pamplona, sufriendo en uno de ellos un grave accidente que casi le cuesta la vida. Al romperse su aparato se entrevistó con Bleriot, que estaba volando en Barcelona, comprándole su aeroplano un Bieriot XI. En el Aeroclub de Francia obtuvo el título de piloto en diciembre de 1910, lo que le permitió fundar en Vitoria, con dos aparatos más del mismo tipo, la primera Escuela de Pilotos de España que al no dar los resulta dos que esperaba, tuvo que dedicarse a exhibiciones aéreas por diversas ciudades españolas. En el timón de dirección del Bieriot XI que trajo a Canarias podía leer se: «Garnier. Escuela de Pilotos de Vitoria». El piloto francoespañol, con una experiencia de 95 vuelos por 28 ciudades españolas, suscitó en Las Palmas de Gran Canaria una expectación inusitada en la primavera de 1913, al anunciarse que habría festival aéreo como punto principal de las fiestas de San Pedro Mártir, gracias a las gestiones de una comisión encabezada por dos apasionados admiradores de este nuevo ingenio mecánico: el profesor de gimnasia Jaime Campany y el redactor de La Provincia Domingo Navarro Navarro. 
En principio se eligió como campo de vuelo un terreno situado en la proyectada Barriada Carló, en Las Rehoyas, que al no reunir las condiciones necesarias para llevar a cabo despegues y aterrizajes, hubo de trasladarse a una explanada existente entre la carretera de Tamaraceite y la playa de Guanarteme, junto a una finca del Sr. Antúnez, lugar flanqueado posteriormente por el torreón de la CICER, las fábricas de salazones de El Rincón y el Colegio Nacional Fernando Guanarteme. 
Los vuelos no pudieron comenzar el 29 de abril, como estaba previsto, debido a problemas en el arreglo del campo, realizándose al día siguiente cuatro salidas: la primera, de pruebas, alrededor del campo, y las tres siguientes llevando a bordo en cada uno como pasajeros a Jaime Campany -primer canario que logró surcar el cielo a 100 metros de altura-, a Julio Rodríguez, y al Gobernador Militar de la Plaza, Juan Sierra. 
Garnier sobrevoló Las Canteras, El Confital, La Isleta y Tamaraceite, mientras las gentes que se agolpaban hasta en las montañas de los alrededores, gritaban y aplaudían en cada despegue y cada aterrizaje, bautizando al piloto como «rey de los aviadores» y «emperador de los aviadores». 
Respecto a este primer día de espectáculo, dice con cierta socarronería El Tribuno, que las autoridades debían imaginarse que allí iba a pasar algo gordo por el despliegue extraordinario de fuerzas que se llevó a cabo. Treinta guardias municipales, numerosos guardias civiles al mando de tres oficiales, fuerzas de seguridad y, por si esto fuera poco, aun había varios agentes de vigilancia, pero «afortunadamente no hubo gritos subversivos, ni se provocó ningún motín, ni se hizo la tan temida revolución social». Entre seis y ocho mil personas admiraron al día siguiente, 1° de mayo, los dos vuelos que realizó Garnier superando a los anteriores, pues «fueron emocionantes y llenos de la sublimidad grandiosa inherente al espectáculo. El segundo vuelo, sobre todo, en el cual el aviador demostró su pericia insuperable, fue ovacionadísimo. El éxito de los dos primeros días llevó al piloto a realizar vuelos de mayor envergadura, despegando el 4 de mayo rumbo a Guía, Gáldar, Agaete y Arucas, acompañado de su mecánico. Después de sobrevolar la Montaña de Arucas tomó tierra en la finca de la familia Gourie, donde fue espléndidamente agasajado mientras en Guanarteme se temía lo peor ante la tardanza en el regreso. La muchedumbre, impaciente, oteaba el horizonte hasta que al fin, un punto diminuto se fue agrandando conforme se acercaba, y cuando el ronroneo del motor se hizo perceptible «aquello fue el delirio". Tras bajar del Bieriot, el francés fue aclamado como un auténtico héroe, con amplia sonrisa respondía agradecido a las muestras de admiración del gentío que le rodea ba», y, a modo de despedida, acompañado de su esposa, sobrevoló en dos ocasiones la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, dejando una estela heroica en e! corazón de sus habitantes que boquiabiertos miraban sus evoluciones desde el Puerto, Lomo de San Francisco, Vegueta, Barranco del Guiniguada, etc., pues las cimas de las montañas, las calles y las azoteas, «eran atalayas de muchos ojos»

Fuente: