miércoles, 8 de abril de 2015

A propósito de un Edicto del Ayuntamiento de San Lorenzo


Un Edicto es un escrito que se fija en los tablones de los juzgados, tribunales o ayuntamientos y que en ocasiones su publica en la prensa para el conocimiento de las personas interesadas en ese tema y que son difíciles de localizar o se desconoce su domicilio. Hoy hemos rescatado un Edicto emitido por el entonces alcalde de San Lorenzo Don Juan Suárez, convocando a los parados del pueblo a inscribirse en el Registro de Obreros Parados, un registro municipal que trataba de aminorar el número de parados del lugar y poner fin, como así se expresa, al angustioso problema del paro.
Este documento se emite un 1 de septiembre, en plena ebullición de la Guerra Civil. Unos días más tarde se reunían los generales sublevados en una finca de los alrededores de Salamanca para nombrar al general Franco como mando único y supremo de las fuerzas sublevadas, comenzando aquí uno de los periodos más dantescos de la historia de España.  
Nuestro pueblo no se vio libre de este sufrimiento y unos meses más tarde, el 29 de marzo de 1.937 fueron fusilados vilmente cinco de los nuestros, Juan Santana Vega, alcalde comunista del municipio de San Lorenzo, Manuel Hernández Toledo, inspector jefe de la policía municipal, Antonio Ramírez Graña, secretario municipal, Francisco González Santana, dirigente sindical de la Federación Obrera, todos del Frente Popular, miembros destacados de la lucha obrera de nuestro pueblo y junto a ellos Matías López que cumplía el servicio militar y que fue acusado de rebelión militar.
Una historia que esperemos no se repita y podamos ser respetados por nuestras ideas políticas y religiosas sin que nadie tenga que sufrir por ello.

jueves, 26 de marzo de 2015

Pregón de las Fiestas de Tamaraceite 1997

Por: Maxi González

Distinguidas autoridades, miembros de la Comisión de Fiestas, señoras y señores, muy buenas noches:

Quisiera comenzar expresándoles mis mejores deseos de paz y bienestar para este nuevo año 1997 que apenas cumple unos días de vida, y felicitarles, de paso, por las fiestas patronales que, en honor de San Antonio Abad, se inician hoy en Tamaraceite.

Debo manifestar, asimismo, mi agradecimiento a la comisión organizadora de los festejos por brindarme la oportunidad de dirigirme a todos ustedes en calidad de pregonero. Quienes hemos hecho de la palabra, hablada o escrita, una actividad profesional, tenemos en la redacción de un pregón y su posterior lectura en público, algo parecido a una prueba de selectividad. Confieso que es un gran honor ocupar esta tribuna en el día de hoy. Huelga comentar lo orgulloso que me siento por la designación, por poder pregonar las fiestas de mi pueblo y por compartir esta jornada con mi gente de toda la vida.

No es este mi primer pregón, pero sí el que más me ha costado preparar, porque supone un ejercicio de responsabilidad añadido el hecho de ser tamaraceitero, nacido, criado y ensolerado, permítanme el término, en Tamaraceite, aunque, luego, los avatares de la vida, los guiños del destino y el espíritu de la bohemia le hayan llevado a uno de aquí para allá.

Sabe Dios cuántos pregoneros y de qué enorme talla y categoría me habrán precedido, gente brillante que ha recopilado y transmitido con sapiencia y cariño lo más granado y esencial del devenir de nuestra pequeña pero entrañable comunidad a través de los tiempos, gente que nos ha acercado a la figura de San Antonio Abad como referente de identidad y culto, gente que, por su trayectoria personal, profesional o artística y por su contribución a la colectividad, se ganó el nombramiento con todos los honores. Quien les habla, que no pasa de ser el autodidacta típico de la época, se siente aquí un tanto impostor interpretando la figura del pregonero, aún a sabiendas de que el ejercicio de mi actividad en el mundo de las comunicaciones, me ha regalado una cierta habilidad para, al menos, saber juntar letras. Pero un pregón es algo más: es, ante todo, sentimiento, tocar la fibra sensible de la vecindad. No sé si lo conseguiré.

Dos temas me rondaban por la cabeza como pilares fundamentales para la confección de este pregón. De un lado, rendirle un cálido reconocimiento a las figuras de Jesús y Antonio Arencibia, no sólo por tratarse de los máximos referentes artístico-culturales de Tamaraceite, sino también por su generosidad y compromiso sin límites con este templo -el mural que se encuentra a mis espaldas es una de las muestras palpables- y con la ermita de la Mayordomía; en resumen, por su fervor religioso y su defensa del latir espiritual de la parroquia. Desistí abordar este tema porque personajes de la talla de Jesús y Antonio Arencibia merecen bastante más que un modesto pregón, aunque dejo constancia de mi recuerdo hacia ellos.

Lo segundo venía a ser diametralmente opuesto en su esencia, pero sonoro en su repercusión: denunciar el abandono sistemático y contumaz con el que la clase política atropella a nuestro pueblo de manera arbitraria hasta sumirnos, en momento puntuales, en la condición de ghetto o reducto marginal. Estas etiquetas pueden parecer tremendistas, pero como mejor se entienden es viviendo fuera de Tamaraceite:“Ah, tú eres de ese barrio mafioso” –te endosan de inmediato en cuanto nombras tu procedencia-. Por fortuna, ha remitido algo el grado de inseguridad ciudadana y los periódicos ávidos de carnaza se han visto obligados a aparcar el estrellato que nos concedían en sus crónicas negras; eso sí, tras satisfacer su morbo y machacarnos con obsesión.

Aunque en buena medida se hayan superado estos duros escollos, no debemos olvidar. Para que estos políticos, muy bien pagados, por cierto, con el dinero del pueblo, y los colectivos sociales que nos representan se esmeren en defender y propiciar el desarrollo integral de Tamaraceite, será necesario recordarles a menudo estos lamentables capítulos para que no se vuelvan a repetir.

También terminé por desechar esta cuestión porque entiendo, como ya dije al principio, que un pregón ha de llegar al corazón de la gente; debe ser un mensaje de alegría y esperanza que resalte los valores de un lugar y de sus gentes, que se pronuncie en lenguaje positivo y que invite a la participación de unas fiestas con el clima propio de ellas.

martes, 3 de marzo de 2015

El camino Viejo de san Lorenzo ya tiene luz


Anoche paseando por mi Camino Viejo me encontré con la grata sorpresa que ya tiene luz. Parece que el próximo 15 de marzo, y cito palabras de la Concejala Doña Carmen Guerra a una pregunta realizada en el periódico La Provincia, El Camino Viejo de San Lorenzo dará a conocer su nueva cara, después del lavado de fachada que le ha realizado el Cabildo Insular de GC en un convenio con el Ayuntamiento de Las Palmas de GC. 
Llegado a este punto me gustaría echar la vista atrás y que sepamos los tamaraceiteros y tamaraceiteras cómo ha sido la lucha por conseguir que estas obras se acometieran, aunque se haya perdido 1 Km en el camino, nunca mejor dicho. Porque son muchas las personas que han participado e interesado y que han puesto su granito de arena para que este proyecto haya llegado hasta el punto actual.
Este proyecto presentado hace más de seis años al Ayuntamiento y al Gobierno de Canarias, gracias a la intermediación de la Federación Las Medianías y de dos nombres, Yeray Castellano y Pepe Castellano. Fue acometido inicialmente por Gesplán, donde fuimos muy bien acogidos por Paco Martín, y bajo cuya gestión se hicieron pequeñas repoblaciones y se señalizó.
La Corporación anterior, lidearada por Jerónimo Saavedra, apoyó el proyecto pero no la pudo acometer por falta de presupuesto, según nos contaron, aunque recibimos una carta del Concejal de Urbanismo de entonces Néstor Hernández felicitándonos por la iniciativa.
Cuando entró la Corporación liderada por Juan José Cardona, la concejal del Distrito Doña Carmen Guerra apostó con cariño y mucho interés desde el principio por la recuperación del Camino y por ello se presentó una moción en la Junta de Distrito que fue aprobada por unanimidad por todos los partidos con representación municipal. 
En todo este tiempo se perdió una parte del Camino con las obras de la zona comercial Tamaraceite Sur, pero se acometen las obras de recuperación del resto del trazado, desde la Casa Pico hasta San Lorenzo. Dicen algunos "que más vale eso que nada" y otros que "mal de muchos consuelo de tontos". Pero yo digo "que es de bien nacidos ser agradecidos" y por ello quiero agradecer con estas líneas a todas esas personas que han luchado por esta "ilusión".  Pero no nos olvidemos que esto no acaba aquí y que este proyecto debe seguir adelante hasta llegar a tener en nuestro distrito un Aula de la Naturaleza para el uso y disfrute de grandes y pequeños.
Les dejo con el proyecto presentado en su momento PROYECTO DE RECUPERACIÓN DEL CAMINO VIEJO

lunes, 26 de enero de 2015

"Tamaraceite, por San Antonio te voy a ver..."

Por Esteban G. Santana Cabrera
LPDLP. “Tamaraceite, Tamaraceite por San Antonio te voy a ver, Tamaraceite, Tamaraceite vino y bizcochos quiero comer” Este es un pequeño fragmento de la canción “Tamaraceite bonito” escrito hace unos años por Antonio Abad Arencibia y que se sigue tarareando por chicos y grandes en las fiestas patronales que se celebran en pleno mes de enero. Y en lo que no se equivoca la canción es que las fiestas de Tamaraceite sigue atrayendo sobre todo a los que tienen algún lazo con este pueblo.
Si hay un acto importante y peculiar en las fiestas de esta parroquia capitalina, que todavía sigue siendo pueblo a pesar de la transformación que ha sufrido en los últimos años, es la bendición de los animales en lo alto de La Cruz de la Montañeta. Un espacio desde el que se divisan las Isletas, la Montaña de Arucas y hasta el Pico de Osorio y que es engalanado por los vecinos para acoger a toda aquella persona que busque unas gotas de agua bendita para ese ser que le hace compañía. Hasta el lugar se desplazan, partiendo de la Plaza de San Jorge en Los Bloques, personas del pueblo y de los barrios limítrofes, pero también de otros lugares de la isla para que San Antonio Abad bendiga a sus mascotas al son de las notas musicales de la banda.
Un acto de fe pero también de tradición popular que comenzó su andadura con la creación de la parroquia en 1939, realizándose primeramente en la ermita de la Mayordomía y que en los años setenta se trasladó hasta el lugar más alto de la Montañeta. Los que hemos sido fieles a este acto de las Fiestas de Tamaraceite en los últimos cuarenta años, nos damos cuenta de que la ilusión es la de siempre. Como la de Ángel un pequeño que va con un perro más grande que él y que dice “que va para que el cura le eche agüita bendita”. O la de Anita que lleva a su perrita ya entrada en años para que San Antonio la mantenga viva hasta el año que viene.
La Fiesta de San Antonio Abad de Tamaraceite no tiene nada que ver con la de antes, ni mejor ni peor, diferente. Antiguamente, todos los vecinos se volcaban con las fiestas, las vivían y las sentían suyas. Había actos que eran multitudinarios como las carreras de bicicletas en la Carretera General, los papagüevos, los bailes en el Cine, en la Sociedad de Recreo o en La Plaza y cómo no, las recordadas carreras de caracoles. Nunca faltaba en nuestras fiestas la elección de la reina, a la que se presentaban las mozas más guapas del pueblo, un acto que quedaba muy lejos de ser discriminatorio para la mujer, al contrario, porque ellas, que no tenían un papel muy relevante en la sociedad de aquellos años, se sentían reinas por unos cuantos días y eran admiradas y ovacionadas por todos, hombres y mujeres, grandes y chicos. Las misas nocturnas en la ermita de La Mayordomía las tengo aún en la retina, cuando en ésta los asientos eran de troncos de palmeras y la gente iba alumbrándose con pequeñas linternas para no caerse y poder ser vistos por los coches que pasaban por allí. En esta misma ermita, ahora enterrada por la Circunvalación, se realizaba la bendición de los animales. 
Otros tiempos que nos llenan de nostalgia pero que con actos sencillos como los de ayer en el que las vacas, ovejas, cerdos y burros han dejado paso a perros, gatos, pájaros, serpientes, ratones y tortugas, nos llevan a gritar una vez más: "Viva San Antonio Abad", "Viva Tamaraceite". Animales distintos, dueños distintos, pero la misma ilusión.

jueves, 15 de enero de 2015

Agustín el sacristán

No es habitual en esta página poner un obituario pero hoy el personaje se lo merece. Agustinito el sacristán de Tamaraceite nos ha dejado para siempre.  Fue elegido Premio Radio Tamaraceite, hace algunos años ya, por su dedicación a los demás. Y este premio no lo tiene cualquiera, y les explico. Si les preguntamos a los trabajadores sobre lo que les gustaría hacer cuando llegue su edad de jubilación veremos que en un alto porcentaje estos contestarán que desean que les llegue la jubilación para descansar, irse de viaje, no hacer nada o dedicarse a la familia. El caso de Agustín fue muy diferente al del resto de los mortales trabajadores, porque él se jubiló para dedicar su vida a los demás y a la iglesia, a su iglesia de Tamaraceite, esa que vio nacer y ser creada parroquia cuando apenas tenía 12 o 13 años. 

Pastelero reconocido, trabajó en el turismo en el sur de la isla cuando no había autopista y no se podía ir y venir todos los días. Su viejo Triumph verde fue su fiel acompañante en esta etapa que terminó como chófer en Almacenes Rabadán, uno de los más conocidos de la época. Agustín siempre estuvo ligado a la parroquia, siempre que el trabajo se lo permitía. Muchas son las anécdotas que nos contaba de los curas con los que lidió y como él mismo decía, muchas fueron las misas que "dijo" en estos años. De todos los párrocos que por nuestra parroquia desfilaron podía contarnos Agustín alguna anécdota, pero es sobre los más recientes y con los que más intensamente y a fondo trabajó, sobre los que nos contaba carretas y carretones. 

Don Olegario, Don Pedro, Don Jesús, Don Miguel, Don Juan Carlos y Don Cristóbal son fieles testigos de la servicialidad de Agustín. Nunca les faltaba el alba ni los útiles de la misa porque todo estaba preparado para cuando llegaran. Pero su labor no solo consistía en abrir y cerrar el templo y que a los curas no les faltara de nada sino que hacía los arreglos imprevistos de electricidad o de la megafonía. Era un auténtico manitas. 


Agustín decidió hace unos años vivir su segunda jubilación y con ella recuperar todo ese tiempo que le había "quitado" a su familia por dedicárselo a la iglesia y a los demás. Hoy tenemos que tener muy presente a su mujer ya que si no hubiera sido por su apoyo y desapego Agustín no podría haberse dedicado en cuerpo y alma a nuestra parrquia. Tamaraceite "pierde" un buen sacristán, aunque su espíritu siempre estará en esta parroquia. Serían incontables las bodas, bautizos, primeras comuniones y funerales que presenció. A todo el que llegaba a la sacristía buscando al cura él siempre lo recibía con una sonrisa y si había confianza con un buen chiste, poniendo el toque de humor a la conversación.

A partir de hoy será difícil hacernos a la idea no ver a Agustín en el presbiterio, pero es ley de vida. Hoy empieza Agustín una nueva vida en la eternidad, esa que él esperaba sin miedo.  Desde estas líneas te decimos Agustín "hasta siempre y gracias por tu servicio a Tamaraceite".

martes, 6 de enero de 2015

La ilusión de los Reyes Magos


Los Reyes Magos ya Llegaron para cumplir la ilusión y los deseos de grandes y pequeños. Uno de los días más esperados del año que a mucha gente se le atraganta porque se ha convertido en muchos casos en una fiesta de derroche y consumismo. Muchos de nuestros mayores recuerdan la noche de Reyes, cuando les ponían una naranja, una bolsita con pasas, chufas y otras cosas porque era gente pobre y no tenían para más. El Día de Reyes de hace unos años eran reyes de patineta o bicicleta y alguna golosina, una muñeca de trapo o una “rasqueta”, de esas que dan vueltas y hacen ruido y con la que se recorría el barrio o el pueblo haciéndose notar.

Los niños de antes esperaban el Día de Reyes con ilusión, aunque ésta se transformaba en decepción y lágrimas al ver que otros tenían regalos y a ellos no les llegaba nada. 
La muñeca y el balón eran y siguen siendo el juguete preferido de los y las pequeñas para emular a sus ídolos, para, antiguamente jugar en la plaza, la carretera o alguno de los muchos estanques que había o en la actualidad para lucir las mejores galas de los grandes del fútbol español o para sacar las muñecas a la calle.


La imaginación de antes se ha ido perdiendo. Los juguetes, la mayoría de las veces eran artesanales como los barcos de lata al que le ponían una vela o el tronco de una palma. También se usaba el “caballito” que consistía en una caña con un hilo amarrado por las piernas, el que lo llevaba se daba un par de “tortas en el culo” y salía corriendo. Para frenar imitaban un relincho y hasta dejaban el caballo amarrado. Y qué decir de los carretones, tiraderas, trompos y boliches.


La ilusión antes y ahora siempre ha estado presente, los zapatos nunca han dejado de ponerse, aún a sabiendas que los Reyes unas veces vienen más o menos cargados de juguetes, dependiendo de la casa a donde vayan. Vivamos con ilusión, grandes y pequeños el Día de Reyes, y no dejemos morir a ese niño que llevamos dentro con el consumismo más despiadado y que sea ésta una oportunidad para la solidaridad y contribuir a que niños y mayores también puedan vivir este día único en el año con ilusión y esperanza.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Tamaraceite se muda a Belén

La Provincia: Los vecinos de Tamaraceite que participan en el nacimiento viviente han emprendido ya su particular viaje en la máquina del tiempo para que el próximo 20 de diciembre la carretera general del barrio se convierta en un trasunto del pueblo de Belén bíblico, con su niño Jesús, San José y la Virgen, sus pastores, sus romanos y sus ángeles anunciadores. Este año el belén incluirá un mercado de artesanía y un concierto de villancicos.
Hace mes y medio que los vecinos de Tamaraceite han empezado con la preparación del vestuario de los protagonistas del belén viviente, donde el rey Baltasar estrena capa nueva y completa su vestuario este año. Los protagonistas también iniciaron los ensayos y los que se encargan de los cañizos se encuentran recolectando los chamizos para hacer los techos del decorado. Y es que todos los implicados en el belén viviente, los que el público ve y los que no, aprovechan los ratos libres que les dejan sus labores cotidianas para preparar el Belén viviente. Hasta el niño Jesús, una preciosa criatura de apenas tres meses de vida, cuyos padres harán de pastora y rey mago, ha sido fichado para representar el papel más envidiado.
Más de cien personas se encuentran en la rampa de salida de su particular viaje a Belén, sin renegar de la esencia canaria ya que, salvo el vestuario de Sus Majestades los Reyes Magos y los ángeles, todos los actores y figurantes irán vestidos con los trajes típicos de la isla.
La portavoz de la asociación Cuenta Conmigo Animación, Conchy Moreno, resalta que la principal novedad de este año radica en que las dos parroquias, la de San Antonio Abad y la de Lomo Los Frailes se han unido para impulsar de manera conjunta todos los actos navideños que organizaban por separado. Así, el belén viviente tendrá este año un mayor realce porque a la escenificación de los momentos más importantes del nacimiento de Jesús, se unirán el mercadillo solidario y el encuentro de villancicos, que antes se celebraban en día diferentes.
Como en años anteriores, el escenario del espectáculo religioso será la carretera general de Tamaraceite, desde las inmediaciones de la Casa de la Cultura hasta el aparcamiento de la iglesia de San Antonio y la plaza.
Así, el mercadillo solidario se convertirá en el Mercado de Belén, cuyos puestos abrirán a partir de las seis de la tarde. El encuentro de villancicos está previsto que arranque sobre las nueve de la noche, hora en la que se espera que haya terminado la representación del belén, que dará comienzo sobre las ocho de la noche. Mientras suenan los villancicos, los pajes de los Reyes aprovecharán para recoger las cartas a los Reyes Magos.
"Se hará todo el mismo día para darle más vida y enriquecer la representación del Belén viviente", destaca Moreno. La obra se iniciará un poco más arriba de la Casa de la Cultura, con la Anunciación; después seguirán, entre otras escenas, la orden de Herodes para matar a los inocentes; la entrada de los Reyes Magos que vienen de Oriente buscando al niño que acaba de nacer en una cueva, situada justo en la plaza de la iglesia de Tamaraceite. Conchy Moreno explica que cada año se incorpora gente nueva y se van otros en una obra, dirigida por Guillermo Cabrera, en la que la mayoría de los papeles son de figurantes, como los pastores y las lavanderas.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Para que no olvidemos la Cruz del Ovejero

Topónimo con el que se conoce el lugar donde se ubica el cruce de las carretera de Arucas y de Teror, que tuvo su origen en la existencia de una cruz en recuerdo de un pastor que murió de forma violenta en dicho lugar, sin que se tengan más noticias sobre el suceso y la identidad del pastor, pues el hecho se transmitió oralmente de generación en generación.
Hay una antigua referencia a este lugar en las Ordenanzas del Consejo de 1531 donde se dice:

«Otrosí que ansimismo se señala por dehesa los lomos Tamaraçayte. de Tamaraçayte segund que está amojonado por mandado de la cibdad que es desde postrer lomo de la Cruz desde el cantón del dicho lomo junto al camino real e desde allí hasta el cabo del dicho lomo e de allí por el camino abaxo hasta el camino que dizen de Tamaraçayte y alderredor del dicho barranco hasta las casas del lugarejo de Tamaraçayte y de ay por el camino real arriba que viene hazia la cibdad la qual dicha dehesa se señala para todos los ganados ecebto cabras ni ovejas e puercos que no an de entrar en la dicha dehesa e porque junto desta dicha dehesa están unas tierras en el lomo postrero do cabe las tierras que diien de Suerobaçe que estas dichas tierras no se an de sembrar syno quando se sembraren todos los dichos lomos como está acordado por la cibdad porque si se sembrasen sería en mucho daño de los ganados que andoviesen en la dehesa pero que cercando las dichas tierras con buenas cercas como los ganados no entrasen en ellas que las pueda sembrar a riesgo del que las sembrare sin llevar pena ni daño ni correr los ganados y esta dehesa de Tamaraçayte se a de, guardar hasta en fin de abril desde principio de octubre » (MORALES PADRÓN, F.: Ordenanzas del Consejo de Gran Canaria. 1531, Sevilla, 1974).
Fotografía del pintor Tomás Gómez Bosch
(Fedac)

Hay que aclarar que la dehesa, como era la de Tamaraceite, era un terreno limítrofe alejido dedicado al pasto de caballos y ganado de labor de los pobladores y a reses destinadas a las carnicerías. 

Quedaban convertidas en cotos, donde entraría el ganado permitido en épocas concretas. Cada año la Ciudad elegía una especie vigilantes que examinaban las dehesas, procuraban que los mojones estuvieran alzados, del aprovechamiento de los cañaverales y de las aguas. A dicho fin se elegían doce personas «buenas y honradas», vecinos de la Ciudad, que por parejas debían cada dos meses visitar las dehesas y comprobar su estado y la eficacia de los guardas.

Veinte años después tenemos otra referencia documental en la solicitud de data que hace Juan de Villanueva el 16 de diciembre de 1551, cuando dice: «... çinquenta hanegadas de tierras en Tamaraçeyte desde la cruz grande que esta sobre las cabezas de Tamaraçeyte e como dize el camino un barranquillo abaxo seco que e aguas vertientes de una parte e otra del dicho barranquillo a dar en el barranco grande do dizen Tamaraçayte que va desde el propio barranco al pozo de Guadarteme ...»(RONQUILLO, M. Y AZNAR VALLEJO, E.: Repartimientos de Gran Canaria, Las Palmas de GC, 1998).

Detalle del lugar en 1950
(unpaseoportamaraceite.blogspot.com)

Parece describir el que después será conocido como barranquillo de Jacomar, y más recientemente como barranco del Pumpeo, cuando tributa sus aguas al barranco de Tamaraceite tras superar Las Majadillas. 

Aunque no se conocen referencias escritas del suceso aquí acontecido, si parece claro que el lugar del lomo de la Cruz sobre el que se asentó el camino real y después la carretera hacia Arucas, tiene al norte el barranquillo de Jacomar, está en el entorno de la antigua dehesa de Tamaraceite, ubicándolo al lado del camino real que va a la Ciudady el lugarejo de Tamaraceite que no es otro que el después llamado Lugarejo de San Lorenzo por donde discurría el camino real hacia Teror.


Todo ello unido a la condición de "ovejero", parece inferirse que el asunto que dio lugar al topónimo está vinculado al aprovechamiento de la dehesa y los enfrentamientos que siglos atrás se dieron entre ganaderos y agricultores que usurpaban las tierras para su puesta en cultivo.

Fuente: http://toponimograncanaria.blogspot.com.es/

sábado, 5 de julio de 2014

Tamaraceite ya tiene 75 estrellas con el nombre de uno de nuestros paisanos



Desde esta semana Israel Tejera Falcón, nuestro paisano astrónomo,  tiene tres nuevos descubrimientos de Estrellas binarias a su nombre, en este caso presenta un Sistema Ternario (3 componentes) y dos binarios de 2 componentes. La Familia queda en 75 ITF's. Felicidades a Israel desde su pueblo de Tamaraceite.

domingo, 22 de junio de 2014

Las alfombras del Corpus de este año en Tamaraceite



















Como cada año por Corpus, algunos vecinos de la Parroquia de Tamaraceite se unen para realizar las tradicionales alfombras que adornan la Plaza. Éste es el momento de la procesión donde se congregaron muchos vecinos y muchos padres y niños que hicieron la comunión este año.

domingo, 15 de junio de 2014

Lluvias de pétalos a la Vírgen del Pino a su paso por Tamaraceite

                                                                                                                                                        Fotografía: La Provincia
La imagen de Nuestra Señora del Pino regresó ayer a la Basílica del Pino en Teror. Sobre las 10:30 de la mañana comenzó la entrada de la comitiva por Tamaraceite donde un grupo numeroso de vecinos le dieron la bienvenida a su paso por la iglesia parroquial.  La segunda parada en Tamaraceite se realizó en el colegio Claret donde Cáritas Diocesana hizo un gesto solidario. Nueve horas tardó en llegar hasta Teror, nueve horas de emoción y sentimientos encontrados.

jueves, 12 de junio de 2014

Inauguración de la piscina de Tamaraceite

                                                                                   Les dejamos con las imágenes de la inauguración de la piscina de Tamaraceite desde el objetivo de Tino Torón.

domingo, 1 de junio de 2014

Bajada de la Vírgen del Pino

                                                                                      Si quiere ver todas las fotografías de La Provincia PINCHE AQUÍ

Tamaraceite se echó a la calle a ver a la Vírgen del Pino

                                                                      Tamaraceite se echó a la calle para dar la bienvenida a la imagen de nuestra patrona la Vírgen del Pino. Desde Piletas a Tamaraceite los vecinos le ofrecieron cantos, salves y vivas. Radio Tamaraceite realizó la cobertura informativa en simultáneo con la Cadena Cope y que movilizó a casi una decena de voluntarios de nuestra radio. Les dejamos con las imágenes de Tino Torón.

lunes, 24 de marzo de 2014

La Mayordomía

Por Tino Torón
Con motivo del proyecto de la Mayordomía y su entorno realizado y presentado aquel día 17 de Julio de 1993 por ANTONIO ABAD ARENCIBIA VILLEGAS, ante los medios de Comunicación y representantes vecinales, en el que me encontraba presente, escribí con fecha 13 de Agosto de 1993 esta recopilación de fuentes de información añadiendo  mis criterios, que hoy después de 19 años quiero publicar en la página “Tamaraceite Actualidad” y poco a poco ir publicando el resto de lo que por mi parte puedo añadir sin olvidar y reviviendo la importancia del lugar y las gestiones realizadas.   
    La preocupación por el lugar de una zona privilegiada, significativa y de interés histórico del Pueblo de Tamaraceite sigue, donde data su historia de los principios del siglo XVI, en torno a la construcción de un oratorio-cementerio, según huellas del pavimentado, dando lugar a través de los tiempos de la construcción de la presente Ermita de la que ha tenido varias remodelaciones a través de los tiempos.
    La historia de la Ermita, sus casas y la zona eminentemente agrícola, pasó por diferentes etapas que ciertamente se comentan, desde grandes temporales, incendio provocado por una gran tormenta por la acumulación de pastos de las siegas en los alrededores que la destruyeron y que a raíz de esos momentos las imágenes tomaron distintos caminos.
    Dentro del siglo XVIII, fecha en la que la Ermita estaba bajo la advocación de San Buenaventura y San Sebastián, los viejos dueños se llevaron al primero y el segundo fue a parar a la iglesia de San Lorenzo, aunque la actual imagen que allí existe se le atribuye a la escuela de Lujan Pérez.
    La finca y zona privada pasó por diferentes dueños pero una de las familias fue Doña Úrsula Quintana que desde finales del siglo XIX y principios del XX, ya que posteriormente pasó a Don José Rivero Viera que era Maestro Nacional y de su esposa Doña Felipa, quienes se preocuparon por el entorno dejando más claros testimonios. Allí se celebraban competiciones de arrastre, carreras de caballos, juegos autóctonos, etc. Hoy se dice que la finca perteneció a Don Matías Vega Guerra, otros que parte pertenece a Los Sintes como descendientes, quienes la han dejado a la Parroquia y la actual situación y sus límites aun no las tengo claras, por lo que quedaría a posteriori.
    Recuerdo ver a un tal Juanito de Arucas, esperando el coche de hora, que vestía de negro con sombrero y que tenía un trozo dentro de la Mayordomía, lo veía como un hombre misterioso, callado del que me contaron que estaba medio loco al amarrarse unas palmeras como olas y tirarse desde los alto de la casa, también he oído que hace unos 30 años se celebró una boda de una tal Loly, de la que hoy es posible averiguar y seguir la historia. Sería esta la última boda hasta el día de hoy, por tanto hay mucha historia enterrada y perdida de la que es en la actualidad posible en parte rescatar.
    A raíz de aquí y hasta los años 70 vimos como la zona trasera fue utilizada de almacén de empaquetados sufriendo deterioros, desapareciendo posteriormente la zona agrícola, hasta que en la década de los 90 y a principios, el Cabildo restauraba la Ermita y las casas lindantes a medias y las más lejanas han quedado en total abandono.
    A partir de su restauración ha quedado vigilada celebrándose en los últimos años actos en especial un día para las fiestas de San Antonio.
    He asistido con agrado a la inauguración de las campanas, aquel 30 de Mayo de 2002 y el 12 de Enero de 2003 en la misa y fiesta canaria.
    Últimamente se ha oído varias versiones aunque no concretas de acondicionar todo el entorno. Incluso los propietarios lindantes, según dicen querían construir viviendas en las inmediaciones.
    Como he dicho tuve la suerte de asistir aquel histórico 17 de Julio de 1993 al proyecto presentado por el admirado polifacético, escritor, pintor, un hijo que puedo llamar Predilecto del Pueblo de Tamaraceite, ANTONIO ABAD ARENCIBIA VILLEGAS, que nos dejó inesperadamente un año después.
    Aquel día ya se estaban produciendo los primeros trabajos de restauración. Yo le pedí permiso para traerme un trozo de madera del último retablo, sin gran importancia artística, pero sirve como testimonio. Pocos meses antes habían robado la campana y las ventanas se tuvieron que enrejar.