sábado, 1 de noviembre de 2008

Los funerales y los entierros en Tamaraceite


Los funerales eran más caros o baratos dependiendo de la hora, que podía ser a las 9 ó a las 10 de la mañana, ya que por los años 40 no había misas por la tarde. También dependía de que fuera una misa de tres curas o de uno solo. Los lunes siempre había funerales. Antes del funeral se hacía un canto desde el coro junto con los curas. Luego estos iban a la sacristía, se ponían la casulla y dalmáticas y empezaba la misa. Don Juan Suárez, el del molino regalaba a la parroquia la harina de las hostias. Los monaguillos vigilaban para, a escondidas, tomar cada uno un poquito de vino de misa. Luego se les abría el apetito y la sobrina de don Ignacio solía darles pan blanco bizcochado.
En la época de D. Manuel, se traía el vino de casa Micaela, que lo regalaba a la iglesia y las hostias se traían de las Adoratrices, en la calle Los Reyes. En Semana Santa se quitaban los santos y, en los huecos, se ponían cortinas de color violeta. En aquella época la iglesia estaba en obras y los santos se colocaban en el pasillo frente a la sacristía. El lugar donde los monaguillos guardaban las sotanas era un entresuelo de madera, subiendo las escaleras y sin luz. Debían subir a colocarlas, pero como les daba miedo la oscuridad, ellos las tiraban y, al día siguiente con la luz del sol, las colocaban. Estanislao era más valiente y entró. Un día uno de ellos se puso detrás de la imagen de San Fernando, cogió la espada de madera y se la clavó a Tani. Este, del susto cayó al suelo sin conocimiento. Tuvieron que llamar a Doña Lola, la mujer de don Raimundo, para darle agua y azúcar...
En aquella época, los curas tenían mucho poder, aunque era más bien respeto, dicen, como a los maestros. Don Lorenzo el maestro cogió un día a uno de los indianos que resulta que estaba un día jugando con las sillas que tenían por debajo diez travesaños para mantenerlas y metió la cabeza por allí y se quedó atascado. Don Lorenzo veía que la silla se movía sin que hubiese nadie y se acercó a ver. Asombrado levantó la silla y vio que el niño estaba colgado por la cabeza.... Otro día cogió un tintero de los que se ponían en la mesa. Chano cogía las moscas y las botaba. Con las piernas le diio al tintero y lo manchó todo negro y Don Lorenzo le pegó.
En un entierro estaba lloviendo mucho y Cazuela tenía su paraguas y uno de los “Besneque” le pidió que lo dejara meterse debajo. Cuando llegaron a San Lorenzo, Manuel iba mojándose todo y el otro tenía su paraguas....
Los tres primeros entierros a que hace referencia el primero de los Libros de Defunción de la Parroquia son éstos:
José Monzón Gil, hijo de Antonio y Ana, que falleció el 21 de diciembre de 1937.
María Lourdes Cárdenes Almeida, que falleció el 8 de enero de 1938.
Herminia Santana Tejera, hija de Tomás y María del Pino, que falleció el 17 de enero de 1938.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Esteban, me encanta este blog, pues nos hablas de anécdotas y experiencias de las que tenía referencia por parte de mis abuelos o mi madre. Gracias por mantener viva la memoria de Tamaraceite, ese Tamaraceite entrañable del que quizás ya sólo nos queda el recuerdo ¡Han cambiado tanto las cosas desde entonces!

-Ana-

Esteban G. Santana Cabrera dijo...

Hola Ana.
Muchas gracias por visitar el blog y de esta manera hacer que no se pierda nuestra historia. Ya que un pueblo sin historia es un pueblo muerto. Un saludo

Anita dijo...

Esteban, el único personaje famoso que nombras, una y otra vez en tus relatos, escritos, o comentarios, es al cazuela. ¿ Tu sabes cuantos personajes famosos, para los que somos de Tamaraceite, te faltan por nombrar?. No entiendo, Tamaraceite, tiene mucha historia, sin que en ella estuviera el cazuela en medio, y que Dios lo tenga en la gloria, pero acuerdáte, de los que fundaron y fueron historia en el para mi,pueblo.

Esteban G. Santana Cabrera dijo...

Estimada Anita. No sé a qué te refieres con que al que nombro siempre es a Manuel Cazuela. De todos modos tengo que aclararte que Manuel fue uno de los testimonios, de entre las más de 200 personas, que ayudaron a recopilar todos estos recuerdos del Tamaraceite de hace bastantes décadas atrás. En muchos de mis escritos lo nombro como el que aporta la información ya que yo no viví esos tiempos. Me gustaría que te leyeras el blog donde hay diferentes capítulos sobre "personajes", "nombretes", inmigración", etc. en el que se habla de muchos de nuestros vecinos, no todos porque desgraciadamente ya te digo que yo no viví esa época. Lo que sí que es indudable que Manuel fue un "personaje" en tamaraceite como muchos otros y por ello tiene y tendrá su espacio en este blog. Te agradezco tus sugerencias y te deseo una FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2009.

Anita dijo...

Esteban, con mi comentario, no quiero hacer ninguna crítica destructiva, pues sabemos que "el cazuela" grande(el chico, es el hijo), fue un notable personaje, en nuestro, para mi, "pueblo". Simplemente, mi extrañeza, porque siempre sale a colación él, habiéndo personajes con mucha más transcendencia idiosincrática en nuestro pueblo. Me aclaras tu mismo, que el aportó muchos datos, ya mi duda ha quedado disipada. Gracias por tu aclaración. Tu das cabida, en tu blog, a quien a ti te parezca mejor, para eso lo creaste. Pero no quise hacer crítica, sino una pregunta.
Feliz Navidad y Próspero 2009